Cine Cubano Muestra Joven ICAIC Noticias

Diatriba pública entre Presidencia del ICAIC y Muestra de Cine Joven

ncidente Sala Fresa y Chocolate 17 Muestra Joven ICAIC

En el día de ayer, en la Sala Fresa y Chocolate del ICAIC, otro incidente enciende las redes sociales y los medios de prensa, cuando el Comité Organizador de la Muestra de Cine Joven se opuso abierta y públicamente a decisión oficial del Presidente del Instituto Cubano de Cine, al cual responden.

El público y los periodistas asistentes, así como el Comité Organizador en pleno de la 17 Muestra Joven ICAIC, fueron sorprendidos durante lo que debía ser la Conferencia de Prensa inaugural de la misma por la inesperada Declaración leída por el Presidente del Instituto, Roberto Smith, ante los incidentes relacionados con la exhibición limitada de uno de los filmes en concurso, al que acusan de ofender al Héroe Nacional de Cuba José Martí.

En la misma dice:

Después de cerrada la selección de obras para la Muestra Joven 2018, su equipo coordinador presentó a la Presidencia del ICAIC la solicitud de exhibir fuera de concurso el largometraje ‘Quiero hacer una película’ como obra en proceso.”

“En el filme, un personaje se expresa de forma inaceptable sobre José Martí. Un insulto a Martí, sea el que sea y en el contexto que sea, es un asunto que no solo concierne al ICAIC, sino a toda nuestra sociedad y a todos lo que el mundo comparten sus valores. No es algo que pueda admitirse simplemente como expresión de la libertad de creación.”

“Como parte de nuestra política cultural y de nuestro compromiso con la sociedad, el ICAIC rechaza cualquier expresión de irrespeto a los símbolos patrios y a las principales figuras de nuestra historia.”

Se refiere a una escena del filme de Yimit Ramírez, en la que según cuenta en su perfil de Facebook Marta María Ramírez, una de las productoras creativas de la película, ocurre esta dramatización inconclusa que disparó la alarma del ICAIC, y que pide pueda analizarse y verse en el contexto del filme, una vez exhibido, para comprenderla:

Tony Alonso Ramirez: José Martí es un mojón, Neysi. José Martí es un mojón, de verdad.

Neisy Alpizar: ¿Verdad, papi?

Tony Alonso Ramirez: José Martí es un mojón. José Martí no se reía, mija.

Neisy Alpizar: ¿Qué tú sabes?

Tony Alonso Ramirez: José Martí es… era maricón

Neisy Alpizar: Está bien. ¿Y por qué no?

Tony Alonso Ramirez: Pero… no lo conocimos. Estuvo en otra época. Es como Borges. El poema ese. Todo está confundido y la gente dice que eso lo dijo Martí. “Hay que sembrar árboles”, eso lo dice mi tía… Yo no creo en Martí. Yo no soy martiano.

Roberto Smith, Presidente del ICAIC, Sala Fresa y Chocolate del ICAIC, 22 de marzo 2018

En el transcurso de su intervención, Roberto Smith acusa posteriormente al Comité Organizador de la Muestra de irresponsable:

“La Presidencia del ICAIC ofreció el visionaje y análisis de la obra con sus creadores para confrontar nuestros puntos de vista.”

“Sin esperar a este debate conjunto, el filme fue retirado de la Muestra por sus creadores, al tiempo que aparecen comentarios en las redes con críticas al ICAIC, desde los medios y las personas que solo se ocupan de nosotros cuando algo les sirve para atacar la institución.”

“El mismo equipo coordinador de la Muestra, de manera poca ética, hace público su desacuerdo con la Presidencia del ICAIC por vía directa en las redes sociales.”

“Ante esta situación, el ICAIC ratifica que junto a la defensa de la libertad de creación artística, continuaremos defendiendo el derecho de la institución a adoptar sus propias decisiones, en el marco del diálogo y del respeto mutuo entre los creadores y la institución.”

El Presidente del ICAIC se refiere a una inusual Declaración del Comité Organizador de la Muestra Joven ICAIC, realizada el 12 de marzo en el perfil de Facebook del evento, contra una medida adoptada por la Presidencia del Instituto de Cine, al que están subordinados.

En ella manifestaban:

ncidente Sala Fresa y Chocolate 17 Muestra Joven ICAIC“El filme en proceso ‘Quiero hacer una película’, de Yimit Ramírez y más de mil ‘coístas’ cubanos y del mundo entero, debió ser exhibido en una presentación especial dentro de nuestro evento, en una sala de cine apta para acoger al inmenso público que la quiere apreciar.”

“Esta era nuestra propuesta desde la programación diseñada. Solo dependía de la aprobación del ICAIC.”

“Esta aprobación llegó el viernes 9 de marzo, pero condicionada a que ‘QHUP’ se exhibiera en nuestra recién inaugurada sala Terence Piard, de solo 24 lunetas –totalmente inapropiada para este fin–, bajo criterios que no compartimos. El realizador y su equipo, tras conocer el veredicto, retiraron la película del evento.”

“Vemos partir un filme arriesgado, plural, participativo como pocos en su concepción, en su gestión productiva y de comunicación. El fruto más largamente anhelado de un colega nuestro, de un ‘hijo de la Muestra’ que acaso pierda, con esta, la única posibilidad natural de mostrar su obra ante un público amplio en condiciones de visionaje dignas, dentro del país.”

“Creemos que la Muestra es un espacio para visibilizar sin obstáculos la obra de los jóvenes realizadores, así como para estimular el diálogo y la reflexión en torno a esta.”

En el día de ayer, al leer la Declaración que posteriormente fue publicada en el Portal del ICAIC Cubacine y en el sitio oficial Cubadebate bajo el título “El irrespeto a símbolos patrios no puede admitirse como libertad de creación”, el Presidente del ICAIC Roberto Smith deja bien claro la autonomía limitada de la Muestra respecto al Instituto que dirige, cuando expresa:

La Muestra cuenta con instalaciones en el propio ICAIC que funcionan con nuestros recursos financieros y materiales, a los que se agregan otros adicionales para la realización del evento, en particular, nuestras salas y espacios principales, como el cine  ‘Chaplin’ y el ‘23 y 12’. Por la prioridad que requiere su trabajo, el equipo coordinador sostiene una comunicación directa con el Presidente y con otras áreas del Instituto.”

La Sala Fresa y Chocolate, donde había sido convocada la Conferencia de Prensa Inaugural de la 17 Muestra, también es propiedad del ICAIC.

Según comenta en el semanario La Jiribilla el poeta Fernando León Jacomino, asistente al evento donde ocurrió el incidente, el Presidente del ICAIC luego de terminar su intervención dio por terminada la Conferencia y partió del Centro Cultural seguido por algunos profesionales de los medios invitados:

El equipo coordinador de la Muestra, una vez dado a conocer el texto de la Declaración, la impugnó en bloque y se pronunció públicamente a favor de que la película fuese programada, negándose de paso a compartir con los presentes las particularidades de esta nueva edición del evento.”

“(…) Con esta acción, comprometían irresponsablemente una relación de trabajo con la institución que data de muchos años, sin tomar la menor distancia del contenido del filme y de sus implicaciones de todo carácter. Ante esta actitud, el ICAIC, en la persona del propio Roberto Smith, ofreció disculpas a los periodistas asistentes a la conferencia y dio por concluido el encuentro.”

“No conformes con la decisión de Smith, el equipo coordinador de la Muestra cambió súbitamente de opinión e intentó convencer a varios de los periodistas presentes para que se quedaran un rato más, a fin de compartir con ellos las particularidades del evento.”

Mijail Rodríguez, Director de la Muestra y Marisol Rodríguez, ex-directora de la Muestra, Sala Fresa y Chocolate del ICAIC, 22 de marzo 2018

Esta información es, al parecer, corroborada en su perfil de Facebook por el crítico y periodista Antonio Enrique González Rojas:

“Los organizadores de la Muestra, bastante consecuentes con su postura manifestada en las redes recientemente, insistieron en continuar la conferencia para los interesados, mientras Smith y representantes de medios salían del espacio.”

“Ipso facto, Fernando León Jacomino calificó a voz en cuello a los organizadores de ‘bocones’ y manifestó sus intenciones de boicotear su iniciativa. Otros presentes los calificaron de contestatarios, etc.”

“Finalmente, la conferencia no se dio, ya que el CCC es del ICAIC, así como la propia Muestra, por lo que a primera y triste vista esto es un asunto institucional, cuyas interioridades fueron expuestas a la luz pública en un acto de anti eticidad, tal como lo calificara Smith en su texto leído.”

“Texto que, además, enfatizó que entre la presidencia del ICAIC y la Muestra apenas había un punto de disrupción, mientras que en lo demás estaban totalmente de acuerdo.”

“Sin embargo, este solo punto parece ser suficiente para deshacer la conferencia planificada y ya sabremos qué más en lo adelante.”

“La cuestión es que las tensiones y capacidades de tolerancias llegaron a un punto al parecer de no retorno, a una masa crítica”.

“Las circunstancias son tristes, no hay motivos de regocijo para nadie.”

Estos son los hechos, según los testigos que han contado desde sus visiones las incidencias.

Creemos que, ante la gravedad de lo sucedido, el equipo de la Muestra no hará ningún pronunciamiento; de hecho, solo se han atenido a republicar el texto de la Declaración de la Presidencia del ICAIC.

Aun así, Fernando León Jacomino los acusa en su artículo en La Jiribilla de estar usando Facebook para espectacularizar el incidente, algo que no es cierto revisando la cuenta institucional de la Muestra, así como sus perfiles personales. Y finalmente dice:

“Si la vocación de libertad expresiva de ese equipo pasa por comulgar con producciones audiovisuales que afrenten a nuestros próceres, resultará muy difícil mantener el diálogo que hasta hoy ha garantizado la continuidad del evento.”

“Valoramos altamente los esfuerzos que se hacen para garantizar la Muestra Joven ICAIC, pero entendemos que todo cuanto hagamos desde nuestras plataformas institucionales ha de estar signado por aquel concepto martiano según el cual ‘la libertad es la tiranía del deber’.”

El futuro nos dirá, aun cuando en las palabras finales de la Declaración, el Presidente del ICAIC “ratifica, una vez más, su voluntad de continuar apoyando la Muestra Joven ICAIC como uno de sus principales eventos”, qué ocurrirá con el evento luego de que, en estos momentos, con la suspensión de la Conferencia de Prensa, ni siquiera ha sido presentado a la audiencia nacional e internacional.

Creemos que, más allá de los sucesos internos de la Institución ICAIC y la Muestra, se abren necesariamente otros debates muy necesarios ahora mismo sobre las restricciones o la censura en el arte, específicamente en el ámbito del cine, y las posibilidades y límites de la herejía auténtica y creadora en las circunstancias sociales y políticas actuales de la isla.

Pero ese es motivo para otro artículo, para el que el cineasta Juan Carlos Tabío nos deja una frase ilustrativa que serviría de preámbulo al mismo:

“La censura (por lo menos de Galileo para acá) lo único bueno que tiene es que es inútil.”

La historia de la Muestra

Muestra Joven ICAIC

“Preguntado sobre el concepto de la verdad, un filósofo (de cuyo nombre no puedo acordarme) confirmó que existen tres verdades: la tuya, la mía y la Verdad.”

Con estas palabras finalizaba una carta-renuncia, escrita hace exactamente seis años, por el director Fernando Pérez, donde daba por terminada su labor al frente de la oncena Muestra de Jóvenes Realizadores (luego renombrada Muestra Joven ICAIC) por “no poder demostrar en la práctica la coherencia inclusiva que he planteado para la Muestra”, luego de que uno de los documentales inscritos para participar en la misma fuera vetado por diversas instancias del Instituto de Cine, y Fernando fuera conminado a no exhibirlo en el contexto del evento que dirigía.

Consideraba que el documental “Despertar”, dirigido por Ricardo Figueredo Oliva y Anthony Dubaire, acerca del músico rapero Raudel Collazo de la banda Escuadrón Patriota “como algunas otras, no está logrado artísticamente, pero justamente por eso resultaba interesante su inclusión para el debate.”

Y argumentaba que la Muestra “es el espacio propicio (a falta de otros espacios) para discutir, analizar, confrontar la obra con un público idóneo. Además de que pueden ser discutidas activamente  en la sección ‘Moviendo ideas’, en el ‘Bisiesto’ y, lo más importante, en las salas de cine. Participar en estas confrontaciones durante el evento será siempre mucho más enriquecedor para cualquier joven cineasta que recibir una exclusión y ya.”

Ese es uno de los últimos incidentes entre el ICAIC, entidad rectora para la exhibición y producción del cine cubano, y la Muestra que se celebra desde hace 17 años cada marzo o abril para promover el intercambio de ideas y visualización de las obras que, cada vez de manera más prolífica, está definiendo el panorama de la creación fílmica de la isla.

Como rezan sus bases, en la Muestra no solo se busca una retroalimentación con el público, sino también con los especialistas, para dar solución a planteamientos e inquietudes de los noveles cineastas, por medio de iniciativas de índole teórico como las sesiones Moviendo Ideas, Diálogos Intergeneracionales, Clases magistrales, entre otras.

En todos estos años la Muestra, que es una continuidad de lo que fuera el Taller de Cine y las Muestras de la AHS entre 1987 y 1993, ha generado un movimiento de crecientes expectativas y compleja dinámica entre los nuevos creadores del cine y el audiovisual cubanos, y ha apostado por el espíritu de agudeza, transgresión y compromiso con su realidad que emana de esta nueva generación.

Como dijo hace un año el cineasta Juan Carlos Calahorra, integrante del Comité Organizador de la Muestra Joven:

“Sentimos que hacemos un cine raro, en ocasiones incómodo, ninguneado, omitido.”

Ya en el año 2001, dejando bien claro la pauta que había marcado la primera Muestra, el crítico de cine Dean Luis Reyes sentenciaba:

“La vitalidad del cine cubano de las últimas cuatro décadas ha residido en momentos de eclosiva negación y seguimiento, donde por lo general emergen grupos de autores con personalidades tan fuertes expresivamente que no pueden dejar de marcar pautas, ni de asumir la búsqueda que entraña un riesgo. Eso es lo que los estudiosos de la historia del arte llaman vanguardia, es la bendición de cualquier proyecto cultural, y de ahí la madurez de esta Muestra, en tanto pudo esclarecer que el cine cubano es uno solo, más vigoroso cuanto más diverso.”

Entre 2003 y 2017 (no hubo Muestra en el año 2002) este espacio de comunión vital ha reconsiderado estrategias, redefinido cauces y vías, ha conquistado los corazones de los creadores jóvenes de todo el país que vienen a la capital para ponerse al día en su quehacer provinciano e intercambiar con otros colegas y, quizás lo más importante para ellos, con personalidades paradigmáticas dentro del cine cubano.

El evento ha descubierto al mundo y al cine nacional realizadores ya consagrados y con una obra que les avala: Miguel Coyula, Leandro Martínez, Pavel Giroud,  Esteban Insausti, Ián Padrón, Aarón Vega, Eduardo Eimil,  Humberto Padrón, Luis Leonel León, Tamara Morales, Arturo Infante, Marilyn Solaya, Ernesto Piña, Laimir Fano, Susana Barriga, Jessica Rodríguez, Ariagna Fajardo, Heidi Hassan, Yimit Ramírez, Wilbert Noguel, Sebastián Miló, Damian Sainz, Marcel Beltrán, Armando Capó, Carlos Lechuga, Carlos M. Quintela, Luis Ernesto Doñas, Vanessa Portieles, Adanoe Lima, Yemelí Cruz, Pedro Luis Rodríguez, entre muchísimos otros.

A lo largo de esos tres quinquenios la Muestra también ha propiciado espacios para analizar la historia polémica por la que ha transitado el cine en Cuba durante las últimas décadas de su existencia, en la que ha tenido que convivir con todo tipo de malabarismos económicos para su subsistencia, así como perdurables presiones o cuestionamientos de tipo ideológico o político.

Los nombres de los espacios abiertos a los jóvenes para estudiar esa compleja dinámica entre creación, responsabilidad, coerción, limitación o censura hablan por sí solos: ¿Con los ojos de ayer?, Premios a la Sombra, Diálogos Intergeneracionales, La mirada del otro, así como Moviendo Ideas con temáticas candentes como Historias de inadaptados: tratamiento y resultado, Inquietar al espectador: ¿todo vale?, ¿Parámetros de producción vs. Libertad de creación?, así como Clases Magistrales donde se suscitaron intercambios entre cineastas consagrados y directivos del Instituto de Cine con la nueva oleada de creadores, que se inició con un intenso debate con el creador del ICAIC Alfredo Guevara, así como con otros que vivieron momentos felices o desgarradores en su vida profesional, como fueron los casos de Fernando Pérez con su filme “Madagascar”, José Massip con Páginas del diario de José Martí”, Julio García Espinosa y su polémico “La inútil suerte de mi socio Manolo”, o el caso de Daniel Díaz Torres y su filme “Alicia en el pueblo de Maravillas”, que incluyó la proyección del mismo.

También algunos directores presentaron a la audiencia joven el primer corte de futuros filmes en proceso de finalización, como fue el caso de “Suite Habana” de Fernando Pérez, “Chamaco” de Juan Carlos Cremata Malberti, “Irremediablemente juntos” de Jorge Luis Sánchez y el animado en 3D “Close” de Ernesto Piña.

Esta avalancha de buenas intenciones, unido a un innegable crecimiento estético y ético, así como la sedimentación de capacidades profesionales en las nuevas generaciones que conformarían el panorama de la escena cinematográfica en Cuba, también ha mostrado aristas sinuosas y lamentables durante algunas celebraciones de la Muestra.

En 2010 el mediometraje documental de 50 minutos Revolution”, de Mayckell Pedrera sobre el grupo de hip-hop cubano Los Aldeanos, ganaba el premio principal otorgado por un jurado que presidía Ernesto Daranas, así como también el colateral otorgado por la Asociación Cubana de la Prensa Cinematográfica.

La inclusión de dicho documental en la 9na Muestra fue al parecer una decisión de última hora, sin acuerdo por meses por parte del ICAIC, cosa que demuestra que en el catálogo de la misma este documental aparecía como una hoja suelta adicionada, sin sinopsis ni fotografía, como sí la tenían el resto de los otros materiales en concurso.

El día de la exhibición como obra ganadora se armó todo un dispositivo de seguridad a las puertas de la Sala Chaplin y la Sala 23 y 12, que incluyó la expulsión campal de las puertas del recinto de quienes las autoridades acusaron de elementos provocadores y mercenarios. Videos y audios de estos hechos circularon profusamente en las redes sociales.

El semanario La Jiribilla publicó entonces un artículo del periodista Pedro de la Hoz, titulado “9na Muestra: memoria, agudeza y confrontación”, donde dispara una ráfaga demoledora contra el documental:

“La proyección de ‘Revolution’, de Mayckell Pedrero, marcó la diferencia entre la indagación responsable y la transgresión a ultranza. Puede y debe admitirse, desde el arte, la crítica más acerba a situaciones donde el burocratismo, la insensibilidad o la incomprensión afectan la promoción de fenómenos socioculturales emergentes, como es el caso del hip hop, pero los planteamientos de los protagonistas del documental, en algunos temas y sobre todo en sus entrevistas, pretenden hacer tabula rasa de nuestra sociedad, pecan por exceso y parten de un enfoque panfletario que se aísla en sí mismo.”

Años antes, en 2004, el documental “Fuera de Liga”, de Ian Padrón, fue a última hora separado del concurso y “castigado” con su no exhibición comercial, que incluyó como elemento perturbador un altercado que culminó a mano limpia entre el realizador y el director de la 3ra Muestra en la propio lobby del ICAIC.

En 2009, cinco años después y luego de que fuera exhibido en 2008 durante la trigésima edición del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, el documental fue incluido en la 8va Muestra Nacional de Nuevos Realizadores, donde obtuvo el Premio Especial del Jurado, haciéndose así tardía justicia.

4 Comments

  • Manuel Iglesias
    Manuel Iglesias
    03/23/2018 at 11:34 PM

    Exactamente, Gustavo, “Revolution” también recibió el premio colateral de la FAMCA, lo que no sabía era que también ustedes habían recibido las mismas presiones que ya conocía y que me tomé el trabajo de no mencionar ex-profeso en el artículo, por no tener evidencias para demostrarlo, pero que en su momento escuché de primera mano del propio jurado de la Muestra.

  • Manuel Iglesias
    Manuel Iglesias
    03/23/2018 at 11:28 PM

    Angel, no sé quién eres y el correo que pones no existe, pues me rebotó al tratar de responderte y decirte que no censuré este comentario, como me escribiste después, sino que sencillamente tengo un sistema para filtrar los que puedan ser spam y no fue hasta ahora, después de doce horas de trabajo, que pude ver el tuyo y aprobar su publicación. Por favor, mándame un correo verdadero al que pueda reenviarte la respuesta que me rebotó desde ‘hispavista’. Saludos.

  • Gustavo Arcos Fernandez- Britto
    03/23/2018 at 8:11 AM

    Cos respecto a los premios del documental Revolution, te recuerdo que también recibió el premio colateral otorgado por la Facultad de Medios Audiovisuales del ISA en un jurado que integré juntos a las realizadoras Ana Alpizar y Sarima Proveyer. En aquel entonces se nos conminó a que retiráramos el premio ya que había una orientación del Ministerio de Cultura de no otrogarle nigún premio o mención al documental. Nosotros nos negamos a ese imperativo y mantuvimos nuestra posición. Gustavo Arcos

  • angel
    03/23/2018 at 6:23 AM

    Esas ofensas a Martí, gratuitas y sin argumentos, no pueden admitirse. ¿Por qué difamar de nuestro Apostol de esa manera? Esa película que la pongan en su casa si quieren, pero no es representativa en modo alguno de la verdadera creatividad de la mayoria de los filmes que han participado en la Muestra de Cine Joven. Confunden estos “autores” el respeto con el libertinaje. Bien hecho que el ICAIC no acepte ese libelo. Por otra parte, Manolo, me parece incoherente de tu parte, que cites a Fernando Pérez, y el caso de Revolution, para echarle un cabo a esta película, que bien merece no ser exhibida. Con todo mi respeto.

Deja un comentario

¡Compartir es maravilloso!

Si te gustó, invita a tus amigos a leer este artículo...
close-link

¿Te gusta nuestro sitio? Síguenos...

close-link