Cine Cine Cubano Noticias Premios Oscar

Ricardo Acosta: para mi generación (Una reflexión camino a AMPAS)

En la noche de ayer lunes 2 de octubre, el prestigioso editor cubano Ricardo Acosta asistió a la Gala de Recibimiento a los Nuevos Miembros de la AMPAS (Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Hollywood) en New York para consumar su membresía permanente durante los próximos años.

Según sus palabras a ELCINEESCORTAR:

“Fue una ceremonia muy informal en donde los nuevos miembros se intermezclaban con los ya miembros. Informal en el vestir y con un detalle único y esperanzador: la diversidad de rostros, razas y géneros. Una AMPAS que definitivamente quiere hacer justicia al talento diverso de sus creadores.”

Camino al evento, muchas emocionen se entremezclaban en nuestro Ricardo, un ser muy humano y de un alma tan hermosa como auténtica.

A pesar de que le habíamos convocado a escribir unas palabras para el sitio sobre este momento único en la vida de cualquier cineasta vivo, por el altísimo honor y reconocimiento que representa, su pensamiento volaba hacia esa isla de la que nunca ha dejado de ser parte y hacia sus amigos de generación, a esos a los que dedica su nombramiento.

“¿Por qué esas palabras tan estremecedoras y sentidas?”, fue nuestra única pregunta hoy.

Y esta fue su respuesta: “Era algo que de alguna manera me tocaba decir, porque muchas veces me ha atrapado un llanto de saudade y amor por todo lo que soñamos y perdimos. Me pasó cuando Obama tomaba la presidencia, yo lloraba por la emoción de ver un hombre de mi raza en La Casa Blanca, pero también lloraba porque me di cuenta que Obama tenía mi edad y a él le estaba pasando lo que a mí y a mi Generación no nos pasó.”

Para todos nuestros lectores, las palabras del nuevo miembro cubano de AMPAS Ricardo Acosta:

REFLEXIÓN CAMINO A AMPAS (PARA MI GENERACIÓN)

Pensando como quería recibir este reconocimiento fruto de mi trabajo, mi camino, de la gente que me ha amado y enseñado, de mi presente.

Me dije que no se lo iba a dedicar a Victoria – mi madre-, con ella he celebrado desde el inicio todos mis triunfos y llorado todas mis derrotas.

Ni a mis Maestros, porque ya a ellos se lo dediqué cuando me llegó la carta de invitación de la AMPAS y porque siempre les estoy eternamente agradecidos por ver en mí lo que yo aún no tenía ojos para ver.

Este reconocimiento se lo quiero dedicar a mi GENERACIÓN.

Quiero compartirlo con todos esos artistas talentosos, hijos de la Revolución, Pichón de Hombre Nuevo -las mujeres también eran Hombre Nuevo. Con todos esos indisciplinados que a mediados de los años ochenta terminábamos nuestras carreras y comenzábamos a crear honestamente, y a creer honestamente que si podíamos contribuir a construir una Cuba mejor, más solidaria, una Cuba en donde los Héroes y Heroínas de nuestras obras, filmes, poemas, ballets… que eran los antihéroes del sistema, tuvieran cabida y respeto y voz.

A mi GENERACIÓN – la primera formada por la Revolución.

A mi GENERACIÓN – que se le fue el tren.

A mi GENERACIÓN – que fue la primera vez en la historia de la República en que una generación se exilia e inxilia en su totalidad, creando la más grande y dolorosa perdida, dispersión de la creación cultural y espiritual de un país.

A mis bellos amigos diaspóricos y del inxilio: cualquiera de ustedes se merece tanto como yo este reconocimiento.

El talento era y es aun enorme, pero la fractura y la dispersión también lo han sido.

A todos ustedes les dedico este reconociendo con mucho amor y respeto.

No Comments

    Deja un comentario