Humor

El top 5 de las películas más acojonantes de todos los tiempos

Luego del sonado éxito de mi top 5 sobre el topless en el cine cubano, con un récord de visitas en el blog, he decidido cambiar un poco la bola. Hoy hablaré de otro top 5, pero este referido a otra cosa: las películas más acojonantes para mi generación.

Confieso que pensé retomar la idea de los senos a la intemperie, pues recibí sendas quejas vía Facebook de un par de actrices de la isla que me manifestaron sentirse muy dolidas por quedarse fuera del listado. No diré sus nombres, ni siquiera sugeriré el título de los filmes en los cuales ellas mostraron sus cualidades no-histriónicas (aunque es justo decir que sí, que las mostraron), pero debo advertir que todas las sugerencias que recibí se referían a actrices “nuevas” que, quizás y con justicia, clasifiquen en un top 5 de topless más moderno.

En fin, hablemos de esos filmes apendejantes. Trataré de situarlas en un orden que quizás no coincida con el suyo, y debo confesar que el margen entre el miedo que me despertaron unas y otras es bien estrecho. Así que siéntase libre de creer que el 4 es el 3, o que el 3 es el 2. O que, incluso, que  el 5 pueda ser perfectamente el 1.

Por supuesto, ninguna de estas películas es cubana: los cubanos no hacemos cine de terror, aunque es de terror como hemos hecho y, sobre todo, aún estamos haciendo, cine.

5. Psicosis (Psycho), 1960, de Alfred Hitchcock

psycho poster

Bien, muchos dirán que esta es indudablemente la número 1, pero la razón del puesto obedece a algo bien simple: la única escena de verdad acojonante es cuando la vieja le baja el ‘pérforocortante’ a la rubia en la ducha.

Esa música, más la vieja que no era vieja, sino un joven desquiciado que se disfrazaba, esos planos rápidos al estilo del teatro de sombras, sin dudas en su época causó no pocas crisis de miedos, que hoy en día pasarían casi inadvertidas.

Pero ojo: el sonido del jin jin jin jin aún hiela la sangre.

4. Tiburón sangriento (Jaws), 1975, de Steven Spielberg

jaws posterOjo con esta.

Ya en un post anterior contaba que siendo fiñe vi, un viernes por la noche, salir corriendo del cine a más de un valiente y decenas de “valientas”, como diría Nicolás Maduro, luego que la famosa película de Steven Spielberg llevara aproximadamente una hora de proyección.

Aquel tiburón, que luego desencadenara tantos otros, provocó unos cuantos pipis y cacas en varias salas del país, y de ello no pudo escapar mi querido teatro Luisa, lugar que vivió gritos que se oían por toda la ciudad de Cienfuegos.

3. Cuando un extraño llama (When a Stranger Calls), 1979, de Fred Walton

when a stranger calls posterEsta película no la pusieron en el cine, pero sí en la televisión y quedó, si mal no recuerdo, como una de las mejores películas del año exhibidas en la pequeña pantalla, en reñida porfía con “Sala 8″, “Cocodrilo” y “El Carro de la Muerte”. En el 2006 sacaron una versión con la bellísima Camilla Belle, pero ná que ver con ná que ver.

En ésta que digo yo, cada vez que el tipo le decía a la babysitter por teléfono: “¿YA CHEQUEASTE LOS NIÑOS?”, era para cagarse.

De hecho, la gente que tenía teléfono se dedicó durante un buen tiempo a llamar a cualquiera en la guía telefónica a las 10 de la noche para decirle esa frase y la gente, de comemierda, se asustaba.

Tal fue el grado de impacto de la película entre los cubanos que no estaban acostumbrados a este tipo de cine.

2. El Exorcista (The Exorcist), 1973, de William Friedkin

the exorcist poster¡Por Dios! Cuando aquella niña se levantó de la cama, comenzó a girarle la cabeza, su garganta se puso azul como un queso fermentado con aquellas venas que parecían salirse de su piel, y empezó a levitar… a mí se me apretó el esfínter.

Miren, yo vi, sin mentirles, a más de diez profesores adultos y con pelos en la cañá, salir como bola por tronera del cine de la escuela, donde exhibieron en tanda “escondida” un día por la noche la película. Hasta al cura de la película se le aflojaron las patas en esa endemoniada escena que, aclaro, no fue la única que apendejó a más de un guapo.

Varias veces me espanté la película, y no hubo fémina que la viera conmigo que aguantara 3 rounds. De hecho, como yo antes era un poco tímido, me gustaba invitar a las chicas a ver este tipo de películas. Gané unos cuantos apretujones, más calentones, pero también hubo algunas que se encabronaron por llevarlas a ver un filme como ese.

Todavía esta película le da cuatro papazos bien dados a cualquier peliculita de esas que pululan por ahí y dicen ser “de terror”.

1. El Resplandor (The Shining), 1980, de Stanley Kubrick

Foto: Mary Evans/WARNER BROS

Foto: Mary Evans/WARNER BROS

Sin dudas, son numerosas las escenas en este excelente filme que la ubican en el número 1 de todas las películas de terror que he podido ver. Olvídense de “The Others”, con Nicole Kidman, o “The Ring”, con Naomi Watts.

En “El Resplandor” cualquiera de los momentos en que Jack Nicholson, ese actorazo, puso cara de loco, se le aflojaron los calzoncillos al más pinto de la paloma.

O en la escena del niño en el velocípedo donde se le aparecen las jimaguas; o la de la bañera llena de sangre y la sangre corriendo por los pasillos; o cuando el niño comienza a gritar REDRUM, o cuando Nicholson comienza a meterle hachazos a la puerta del baño y mete la cabeza por la hendija mientras a Shelley Duval se le joroba la boca y los ojos se le quieren salir de las órbitas…

Miren que yo soy un tipo bien plantado para las películas de terror y, de hecho, me parecen todas tan predecibles que ni brinco cuando aparece algo de pronto, o suena algo de pronto, pero con ésta el valor se me fue para las nalgas.

 

2 Comments

  • Jader
    07/26/2016 at 7:30 PM

    Cuantos recuerdos!!! Para mi gusto le faltó la mejor de todos los tiempossss: ALIEN EL 8vo PASAJERO

  • rogerdv
    07/12/2016 at 9:26 AM

    Coño! El Carro de la muerte! Si no me equivoco, es esa del tipo en el van que se dedicaba a matar a los demás conductores chocándolos por detrás. O es la del carro que te chupaba la sangre?

Deja un comentario